Os queremos acercar y explicar quiénes son las personas que son voluntarias en la Fundación, personas que, de forma desinteresada, dan su tiempo y su empuje al proyecto social de la Fundación.

Os presentamos a Montse, la nueva voluntaria de apoyo al área de comunicación de la Fundación desde el pasado mes de marzo. Montse vive en Sitges y es periodista de profesión. Durante algunos años ha sido corresponsal en Alemania, pero hace un tiempo decidió dejar este campo y dedicarse de lleno a la comunicación corporativa. Actualmente está cursando un máster y considera que éste es un buen momento para realizar un voluntariado.

Cuando Montse dejó su trabajo de corresponsal y regresó a casa, quiso iniciarse en el mundo del voluntariado en una entidad del tercer sector, pero “esta primera experiencia no acabó de encajar porque no me sentía bien. Sin embargo, no quería ni podía creerme que aquí acababa mi experiencia con el mundo social y del tercer sector y quise volver a intentarlo”. Pasado un tiempo y con mayor estabilidad decide reemprender de nuevo la acción de voluntariado y es como se pone en contacto con nosotros, casi por azar.

Para Montse el voluntariado “es muy necesario e indispensable. Creo que todo el mundo debería hacerlo en algún momento de su vida para intentar ayudar un poco. Si lo hiciéramos todas y todos, se podrían conseguir muchas cosas y tendríamos una sociedad un poco más justa», afirma. En este sentido, explica la problemática que hay a raíz de que todavía hay mucha gente que percibe al voluntariado como «trabajo gratuito » «Yo apoyo la comunicación porque es mi profesión y es la manera que tengo de aportar mi granito de arena. La sociedad debería cambiar un poco el chip.”

Montse conocía la Fundación a raíz de haber trabajado en una empresa de la comarca con la que Mas Albornà hacía la jardinería y con quien contaban también para la implementación de acciones de Responsabilidad Social Corporativa para hacer el montaje de los lotes de Navidad o incorporando productos de Mallart. «Estoy muy contenta de colaborar con la Fundación y me haría ilusión tener más contactos con las personas de la Fundación, no sólo usuarios y usuarias, sino también otros compañeros». Su labor como voluntaria es el apoyo al departamento de comunicación aportando todo su conocimiento y experiencia profesional.

La experiencia de ser voluntaria de Mas Albornà le está siendo positiva, explica. “A pesar de no tener contacto directo con los usuarios y usuarias, me siento bien ya que creo que es algo que debe hacerse, aunque dispongamos de poco tiempo, siempre aportará algo” Además, nos confiesa que “me siento satisfecha y orgullosa cuando veo alguna noticia de la Fundación en los medios, haya participado directamente o no. Conociendo más a la entidad me he dado cuenta del puñado de cosas que hacemos, y cómo lo trabajamos a base del esfuerzo de muchas personas. Creo que ayudo a dar visibilidad a todo lo que conseguimos.”

Montse no dudaría en recomendar hacerse voluntario o voluntaria de Mas Albornà “mayoritariamente se supone que todo el mundo quiere ayudar a quien lo necesita de una manera u otra pero, a veces, no se sabe cómo hacerlo. Yo personalmente les diría que vengan y conozcan el trabajo que realiza Mas Albornà”. Como buena profesional de la comunicación que es, durante la entrevista casi nos sale un espot publicitario. Entre risas ya tiene el eslogan y todo: «Si vives por la zona de Vilafranca y te gustaría ser voluntario/a, ven a Mas Albornà por un día»

Para finalizar, recordemos buenos momentos y anécdotas vividas y nos explica cómo se sintió el mismo día que firmaba el convenio como voluntaria. En una visita al centro ocupacional para conocer la entidad “hubo un usuario, Jaume, que, sin esperármelo, ¡me dio 3 abrazos! En el momento no sabía muy bien cómo reaccionar pero ya me dijeron que siempre daba abrazos… Confieso que minutos después me sentí muy bien y pensé: ¡mira, ya eres una más de la familia!”